Robledal Lizarraga

Sendero al robledal de Lizarraga de Izagaondoa y orquídeas silvestres:

Entrada de Lizarraga

Entrada de Lizarraga

   Gracias a las jornadas culturales que se han desarrollado dentro de nuestro Proyecto Lizarraga 2017 (ver sus distintas referencias en la pestaña “Ultimas noticias“), hemos conocido la existencia de un otro valor patrimonial natural de nuestro pueblo: orquídeas silvestres. En determinadas zonas de nuestro término, han sido localizadas hasta 16 especies distintas. Y se da la circunstancia de que la mayoría de estas zonas se encuentran en el entorno del recorrido que, en el año 2002, se habilitó, para visitar el robledal de Lizarraga de Izagaondoa, nuestro pueblo. En consonancia, hemos considerado imprescindible modificar parte de nuestra página web para promocionar la existencia de este patrimonio natural, sumándolo al ya conocido de nuestro robledal (Red de senderos locales de Navarra nº 143).

Por ello, vamos a efectuar un recorrido fotográfico comentado de dicho sendero, que nos gustaría fuese complementado con las sugerencias y opiniones de tod@s los que se hayan animado a recorrerlo.

No obstante, y tras observar algunos casos patológicos, advertiremos a los interesados en visitar el sendero, que se trata de un recorrido rural. Es decir, que nadie espere encontrarse un sendero asfaltado, con puestos de helados, bancos ni hierba recién cortada estilo “Vuelta del Castillo”. En las retinas de los lugareños, aún se recuerdan las imágenes de algunos paseantes calzando chancletas de playa.

Enumeramos en el mapa distintos puntos de interés, para que el paseante pueda aprovechar mejor su tránsito por el recorrido

 

La longitud total de recorrido alcanza los 3,5 Km, con un desnivel total de ascenso de 100 metros.

INICIO-Nº 1. Puestos en materia, diremos que al llegar al pueblo, el mejor lugar para aparcar nuestro vehículo, se encuentra al lado del frontón. El mismo está situado a la derecha de la primera de nuestras fotos. Tras ello, comenzaremos subiendo por la calle de la izquierda.

DSC_3373-2.jpg

Una vez hemos comenzado el recorrido, podremos contemplar la fachada de nuestra iglesia, construida entre los años 1740 al 42. Para más información sobre la misma, examinar nuestra pestaña “Parroquia“.

Al lado tenemos un panel informativo. Si alguien pretende recabar información del mismo, le aconsejamos que no pierda el tiempo. No es que esté escrito en sánscrito, es que el texto lleva deteriorado mucho tiempo y no se ha sustituido.DSC_3375-1.jpg

Seguiremos nuestro sendero ascendiendo por la calle.

Podremos contemplar distintos puntos de interés, como la ventana medieval de casa Ansorena, o si subimos por la otra calle, el arco de medio punto de casa Elcoaz.

 

DSC_3376-1.jpgAl lado nos encontramos con casa Zandueta. En la actualidad, en la misma tiene su sede la “Asociación Grupo Valle Izagaondoa”. Poco a poco y gracias al trabajo de algunos de sus socios, va viendo la luz el que es su proyecto más ambicioso: el Museo Petrus.

Para más información, ofrecemos el enlace a su página web en “Sitios de interés”

DSC_3377-1.jpg

Enfrente nos encontramos con un magnífico ejemplo de rehabilitación de una casa antigua: casa Vicariozarrarena o casa Olza.

 

 

Un poco más arriba veremos la fachada de casa Mercatariarena-Mercatari, con sus ventanales góticos y su arco ligeramente apuntado, o enfrente casa Perurena-Peru con su arco de medio punto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin duda, es mejor verlo que describirlo.

DSC_3380-1.jpg

Acto seguido, comenzaremos a ascender por el sendero (SL-NA 143). Allí nos encontraremos una señal indicativa, que nos muestra la dirección a tomar.

 

 

 

DSC_3382-1.jpg

Nº 2. Iremos dejando el pueblo atrás, ascendiendo por el sendero que se mantiene abierto, de momento, gracias  a la labor de vecinos voluntarios. En medio de una frondosa naturaleza, podemos observar curiosos túneles vegatales como este. Esto permite que, en días calurosos, podamos disfrutar del mismo a la sombra.

 

 

 

DSC_3386-1.jpgNº 3: Al finalizar el tramo de ascensión con mayor desnivel, nos encontramos con una zona en que la vegetación disminuye. Precisamente ahí, es una de las zonas donde nos encontraremos en primavera, las abundantes y diversas especies de orquídeas que hemos mencionado al principio.

Todas las estaciones del año ofrecen sus encantos en un recorrido como este, pero en la primavera nos encontraremos con el espectáculo de las flores de las orquídeas por toda esta zona, a derecha e izquierda del sendero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estas son algunos ejemplos de las orquídeas silvestres que nos podemos encontrar. El entorno natural de esta zona, compuesta por tierra poco fértil y sometida a pastoreo durante siglos, ha propiciado que nos encontremos con una gran variedad de especies distintas. D. Ricardo Ibáñez, profesor de la Universidad de Navarra, ha llegado a identificar 16 especies. Pero eso no significa que no existan más. Por ello, animamos desde estas líneas a todos los que visiten nuestro Robledal, a que nos cuenten sus impresiones y hallazgos.

Resumen orquideas ricardo-1

DSC_3390-1.jpg

Nº 4: Si continuamos por el trazado del sendero, llegaremos a un lugar, indicado con un poste, en que merece la pena hacer una parada. En primer lugar, podremos contemplar la silueta de la peña de Idoate y  a su izquierda el monte de Irulegui, donde año a año van emergiendo las ruinas de su castillo, gracias a los trabajos arqueológicos.

 

DSC_3392-1

Girándonos hacia el pueblo, y de izquierda a derecha, podremos ver una perspectiva de los Pirineos (los días primaverales y despejados permiten presenciar las distintas cumbres nevadas), nuestro monte Leguín coronado por las ruinas de su legendario castillo, Icequi, los pueblos de Iriso, Ardanaz, Reta y Zuazu, además de la imponente silueta de Izaga.

DSC_3393-1DSC_3395 (2)-1

Nº 5: Una de las características de nuestro sendero, es la gran diversidad de paisajes y entornos naturales que nos encontramos, en tan breve espacio de terreno. Y este es un buen ejemplo. Fruto de la edafología del entorno, nos encontramos cárcavas como esta, ocasionadas por la erosión de las margas. Para mitigar la degradación de las mismas, hace años que se llevó a cabo una labor de revegetación, que poco a poco va dando sus frutos.

DSC_3396-1.jpg

 

Nº 6: Pasadas las cárcavas, podemos contemplar la mezcla de ambientes naturales que nos encontramos en todo el trayecto: fresnos (por algo el pueblo tiene su nombre), campos de cultivo, bojerales que se van llenando de quejigos y presencia de monte bajo en las zonas de tierra más degradada.

DSC_3397-1

Nº 7: Continuando por el suave ascenso, iremos internándonos en una creciente vegetación, que volverá a crear auténticos túneles verdes, atravesados por pasadizos formados por la fauna mayor aposentada en la zona.

No resultará extraño que podamos observar a diversas especies de animales salvajes: corzos, zorros, tejones, jabalies…

DSC_3400 (2)-1

Nº 8: Y tras este último túnel verde, emergemos al Robledal de Lizarraga. Zona de pequeñas parcelas privadas, se compone de antiguos campos de cultivo y otros dedicados al pastoreo. El gran valor económico que antaño ofrecían estos árboles a los habitantes del pueblo (en cuanto a la utilización de madera para el hogar, hojas para el ganado y pasto para el mismo) ha hecho que estos árboles se hayan mantenido así hasta nuestros días, lo cual nos permite disfrutarlos en la actualidad.

DSC_3402-1

Uno de los primeros robles centenarios que nos encontramos, es el gran roble de Lizarraga, incluido en el Catálogo de Monumentos Naturales de Navarra nº 35. Sus dimensiones son: Altura: 21 metros, diámetro de la copa: 22 m. y perímetro del tronco: 7,54 m. (Nota: existen contradicciones entre los datos del panel señalizador y la ficha del Monumento Natural de Navarra. Por ello, y a falta de medición externa independiente, nos quedamos con datos de ambas versiones)

Por desgracia, la zona sufre un gran abandono, lo que hace que proliferen árboles jóvenes (también coníferas) y arbustos, que no sólo originan una gran competencia sobre estos monumentos naturales, sino que suponen un evidente riesgo frente a cualquier incendio. Las iniciativas para constituir una unidad de pastoreo alrededor de estos árboles, quedaron en el olvido, lo que favorece que nuestro roble esté mostrando un evidente y creciente deterioro. La ganadería extensiva está en camino de desaparecer, entre otras causas, porque nadie aprecia la carne de calidad. Y en zonas húmedas como en la que nos encontramos, la proliferación de vegetación está amenazando este entorno natural.

Un interesante debate, sería  analizar hasta que punto estos árboles han sobrevivido gracias a la costumbre centenaria de podarlos, para aprovechar su leña. Hace ya muchos años que estas prácticas están prohibidas, pero el pasado invierno del 2014, fue devastador para estos árboles. Las grandes ramas de estos árboles que hace años que no se recortan, tuvieron que soportar la gran cantidad de nieve que se posó sobre ellos. Debido a ello, se produjeron enormes daños que han dejado maltrechos a muchos de ellos. De haber continuado la práctica de recortarles las ramas ¿habría ocurrido esto? Esto nos lleva a algunos que vivimos en el medio rural, a plantearnos, una vez más, una pregunta que cada vez se escucha con más intensidad en el campo: ¿no tendremos que cuestionarnos muchos de los nuevos tabús medioambientales impuestos por la cultura urbanita?

 

Es muy recomendable que, las personas que quieran disfrutar del robledal (en la medida de sus posibilidades, por la creciente e incontrolada vegetación) se salgan del trazado para contemplar otros magníficos ejemplares de “roble pubescente” que existen en el entorno. Así mismo podrá ver otros que ya dejaron de existir, víctimas de rayos e incendios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

DSC_3455-1

DSC_3405 (2)-1

Nº 9: Continuando por el trazado del sendero, a la derecha nos encontraremos con la ubicación del antiguo poblado de “Santa Constanza” o “Gonstaminiano”. Dice la leyenda que el pueblo quedó deshabitado por culpa de la peste, e históricamente sabemos que estaba habitado en 1268 gracias al famoso libro del Rediezmo de ese año, y ya no aparece en la relación de pueblos habitados en 1348.

También podemos salirnos del recorrido y, siguiendo el camino agrícola (a la izquierda de esta foto), ascender hasta el alto. El camino se acaba y deberemos atravesar por campos, pero llegaremos a un camino de todo-uno que nos llevará hasta las ruinas de Errondo y luego a Unciti.

DSC_3407-1

Volviendo a nuestro recorrido, llegaremos a las ruinas medievales. Utilizadas hasta hace pocos años como refugio del ganado, todavía pueden verse algunas piedras que formaron parte de los muros del poblado, sobre las que se colocaron otras para hacer el cierre para las ovejas.

Para más información, ver la pestaña “El libro

DSC_3408-1

 

En el panel indicativo, se hace mención a la relación de este paraje con la familia de San Francisco Javier. La misma poseyó este término durante largo tiempo después de su desaparición.

A todos los interesados en conocer más detalles sobre este poblado, les animamos a adquirir nuestro libro “Lizarraga2017“.

DSC_3409 (2)-1

 

 

 

 

 

Desde el poblado, podremos contemplar la preciosa estampa de árboles centenarios, campos de cultivo y las antiguas zonas de pastoreo extensivo.

DSC_3410 (2)-1

Nº 10: Dejando atrás el antiguo poblado medieval, comenzaremos el descenso pronunciado por la pista de tierra.

Advertimos que la bajada es pronunciada, y deberemos tener cuidado para no sufrir accidentes.

 

 

DSC_3411-1

Nº 11: Finalizado el descenso, debemos continuar por la pista de tierra, utilizada como camino agrícola, y limitada por postes señalizadores. En la zona del choperal, se situaba el punto de abastecimiento de agua del poblado, utilizado posteriormente y durante siglos para el abastecimiento de ganado.

 

DSC_3414 (2)-1

 

Nº 12: Al final de este camino, llegaremos a la pista de todo-uno, eso sí, tras hacer diversos giros y pasar por encima de una obra de fábrica. La dirección que deberemos acabar tomando es la que ofrecemos al fondo de la foto: Idoate

 

DSC_3417-1

Nº 13: Una vez en el camino de tierra, el giro de 90º atravesando la obra de fábrica y el giro de 180º introduciéndonos en el camino de todo-uno, podemos dedicar un último vistazo a toda la falda de Rondo, en el que se sitúan los robles que hemos podido contemplar.

 

 

DSC_3419-1

Nº 14: Como decíamos, tras alcanzar el camino de todo-uno, debemos seguir teniendo a la vista Idoate, y comenzaremos el leve descenso de regreso a Lizarraga Izagaondoa.

No obstante, y si alguien quiere contemplar más orquídeas, en este mismo punto podemos desviarnos al cerro de la derecha, y localizarlas (son visibles desde el mismo camino).

Al fondo de la foto contemplamos el pueblo de Idoate, lo cual nos permite recomendar completar nuestra visita trasladándonos hasta dicho pueblo y disfrutar de las magníficas vistas que desde él se aprecian, de todo el valle Izagaondoa. Estamos seguros de que tras contemplar dichas vistas, nos resultará imposible resistirnos a visitar el resto del Valle Izagaondoa y alrededores, comenzando por nuestro vecino Artaiz.

DSC_3422-1Nº 15: Y ahí está: Izaga. Mucho se ha discutido (en Congresos Internacionales, foros, medios especializados, etc) sobre cual de las vistas de nuestra peña es la más bonita. Desde aquí, animamos a todos a participar exponiendo su parecer, pero es difícil argumentar que esta no sea la silueta más reconocida del monte que pone nombre a nuestro Valle.

Y con esto damos por finalizado el recorrido fotográfico y comentado de nuestro sendero. Desde aquí queremos animar a tod@s a enviarnos sus comentarios, experiencias, fotografías, orquídeas, arañazos, quejas y sugerencias para hacer que el robledal de Lizarraga Izagaondoa siga siendo ese tesoro medioambiental que hemos recibido de nuestros antepasados.

Anuncios

3 comentarios en “Robledal Lizarraga

  1. Me ha gustado el recorrido, pero yo os sugeriría hacer el plano con Google Maps porque así queda más claro para los que lo recorremos guiándonos por el móvil. Se nota que os molestáis en tenerlo bien, aunque algún tramo no está fácil de seguirlo por faltar señales o postes de delimitación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s